El Big Data la clave para la creación de valor en todos los sectores

0
185
Hace tiempo que se dice que los datos son el nuevo petróleo, la materia prima vital que alimenta la economía mundial.

De hecho, en la economía digital actual, el Big Data es la clave para la creación de valor en todos los sectores, ya que permite mejorar la experiencia de los clientes, tomar decisiones empresariales más inteligentes y obtener nuevas oportunidades de ingresos.
Para el sector Seguros, trabajar con grandes cantidades de datos no es nada nuevo. De hecho, las evaluaciones estadísticas de riesgos han sido durante mucho tiempo el núcleo del modelo de negocio del sector. Pero los avances tecnológicos se han desarrollado a una velocidad vertiginosa en la última década, por no hablar de los cinco siglos transcurridos desde que el sector asegurador moderno echó raíces. Y aunque los avances en campos como la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas, la analítica de datos y la telemática han generado montones de datos nuevos y han abierto oportunidades cruciales para el sector, también han planteado nuevos retos, como la inculcación de culturas de innovación, la actualización de los sistemas básicos y el establecimiento de flujos de trabajo eficaces y eficientes.
Una cosa es que las Compañías de Seguros, y otras entidades financieras, tengan acceso a grandes cantidades de datos, y otra muy distinta es crear la infraestructura de datos necesaria para obtener el tipo de información procesable que realmente mejore los resultados del negocio, por no hablar de crear nuevos productos y ofertas de servicios ávidos de datos.
Los datos como propuesta de valor
Sacar el máximo provecho de los datos de los que disponen las empresas requiere una transformación digital total. Y no, no sólo me refiero a la introducción de un conjunto de herramientas digitales, sino a un cambio organizacional basado en crear una mentalidad de  digital en todos los niveles de la organización.
Las empresas han realizado importantes inversiones en innovación, para muchas fue necesaria la pandemia, y el consiguiente cambio a las operaciones a distancia, para catalizar el necesario cambio de mentalidad.
En la ‘nueva normalidad’, es aún más imperativo que las empresas se muevan ágil y estratégicamente. Para tomar decisiones inteligentes sobre cómo van las cosas, los datos son indispensables y estos deben ir más allá de la clásica toma de datos interna que tradicionalmente recogen las compañías a través de sus redes comerciales: pensad en que las imágenes tomadas por drones, por ejemplo, pueden aprovecharse para evaluar una reclamación de seguro de automóvil tras un siniestro. Los sensores de IoT pueden alertar proactivamente a los propietarios de viviendas sobre los riesgos de inundación, evitando la necesidad de costosas indemnizaciones.

 

Deja un comentario