El uso de la tecnología de Internet de las Cosas garantiza la conservación de los medicamentos

0
635
El uso de la tecnología de Internet de las Cosas, intregrada, con solucciones TIC garantiza la perfecta conservación de los medicamentos

Los centros de mutualidades han implantado la tecnología de Internet de las Cosas (IoT) que permite el total control de conservación de los medicamentos, de manera que garantiza su correcto mantenimiento. Dentro del proceso de Transformación Digital, “se apuesta por la tecnología para facilitar este tipo de procesos, mitigando riesgos de incidencias, garantizando la seguridad de los pacientes y haciendo la gestión de procesos más seguros y eficientes”, según la Dirección de técnicos de la asociación Nacional.
Muchos de los fármacos que se tienen que conservar, además de contar con la fecha de caducidad, necesitan mantenerse en un rango de temperatura que evite su destrucción. Son los llamados “termolábiles”; es decir, medicamentos que se alteran por el cambio de temperatura y que, por su naturaleza, necesitan una conservación en un rango determinado de temperatura para que no se altere su calidad. Asimismo, existe una legislación específica para ellos, que exige tener unas pautas para su correcta conservación.
“Gracias a la tecnología IoT, este proceso se puede automatizar, de modo que se garantiza el total control de la temperatura”.
La solución ha sido adquirir nuevos monitores de temperatura con comunicación NB-IoT (Narrow Banda, Internet of Things) incorporada. Dotados de una batería con autonomía de 3 años, permiten la automatización del proceso. “Sus sensores son capaces de registrar la temperatura, eliminando costes asociados y dificultades de cableado”.
El control de la temperatura de las zonas frías de almacenaje en ocasiones se convierte en una tarea poco precisa, porque tiene que ser controlada de forma manual. Mantener una temperatura entre +2ºC y +8ºC es sencillo, pero en ocasiones pueden surgir incidencias, “porque influyen varios aspectos como que es un proceso poco ágil, ya que implica realizar muchas tareas manuales”. Además, no aporta excesiva información, ya que con los medios de medición tradicional se conocen los picos de temperatura, pero no el tiempo que ha permanecido la temperatura en los mismos.
Con la automatización de este proceso la dependencia de la persona que realizar el control se relega a un segundo plano y se consigue optimizar la conservación de los fármacos a la temperatura adecuada, cumpliendo con la legislación de una correcta conservación con el máximo de rigor posible.
Además, se llevará a cabo una estrecha vigilancia y trazabilidad de la temperatura que garantiza la calidad de los medicamentos “termolábiles” custodiados, aportando una gran seguridad y fiabilidad de la conservación. En el caso de que haya cualquier anomalía, se podrá realizar una rápida gestión por parte de los responsables de la custodia de los medicamentos ya que, a través de una gestión centralizada, desde el Departamento de Calidad se podrán analizar todos los termómetros y elaborar de forma automática los informes correspondientes.

 

 

Deja un comentario