Big Data e internet de las cosas en el desempeño de los e-commerce

0
305
Las nuevas tecnologías, como la analítica de datos y el internet de las cosas, representan una ventaja competitiva para el comercio electrónico.

Acorde a un análisis de datos de Statista, se espera que el comercio electrónico crezca en un 7.6 % para el 2020, proyección que se verá afectada, de forma positiva, por la crisis sanitaria actual. Este aumento permitirá que diversas compañías inauguren su tienda digital y ofrezcan sus productos y servicios de una forma innovadora.
Para la creación y el mantenimiento de una tienda online es necesario considerar aspectos como la infraestructura digital, la logística, la operatividad de los procesos y las campañas de marketing. En cada uno de estos factores las nuevas tecnologías pueden contribuir a mejorar el desempeño, la inteligencia de datos (Big Data), el internet de las cosas (IoT), la inteligencia artificial (IA) o la realidad virtual (RV) son imprescindibles para tener una ventaja competitiva frente a otras soluciones de comercio electrónico.
¿Por qué la analítica predictiva?
Las marcas deben conocer su entorno y a sus consumidores para adaptarse a sus necesidades, volviéndose así aliados estratégicos de su cliente. Por ello, es muy importante analizar los datos que se obtienen, tanto estructurados como no estructurados, para ofrecer alternativas personalizadas, en el momento justo y al precio correcto.
Usar información como el histórico de ventas, las reacciones del cliente frente a una publicidad o su compartimiento en ciertas páginas web puede incentivar la creación de estrategias competitivas que favorezcan el crecimiento de la marca, tanto en ventas como en consumidores que serán embajadores de la compañía.

El Big Data permite que las empresas definan acciones en torno a sus operaciones comerciales, sus promociones e incluso sobre la interfaz de su negocio online. De igual manera, ayuda en el proceso de seguimiento, tanto en la compra como después, lo que facilita comunicaciones más efectivas.
¿Y el internet de las cosas?
El IoT en el comercio electrónico adquiere protagonismo al tener múltiples dispositivos conectados a una red. Por ejemplo, Amazon ha puesto en práctica su servicio Dash Replenishment (DRS), donde empresas como Epson, al saber que sus clientes se están quedando sin tinta, pueden sugerir una compra automática del suministro directamente en Amazon. Esta facilidad de adquirir productos con una búsqueda de voz o en tan solo un clic facilita el crecimiento del e-commerce.
Una de las tendencias más aplicadas actualmente, que conjuga la analítica predictiva, el internet de las cosas y otras variables, es la experiencia de usuario (UX). Las diferentes empresas buscan construir experiencias de compra más gratas, enfocadas a la conciencia social, basada en algoritmos y que genere una conexión emocional duradera entre marca-consumidor, esta aportará consumo racional y sostenible.
Si bien existe mucho camino por recorrer en cuanto a las mejoras del comercio electrónico, las nuevas tecnologías permiten comprender los comportamientos y preferencia de los clientes, creando relaciones más sólidas. De igual manera, facilitan la adaptabilidad y la creación de nuevas perspectivas.
Se hace importante destacar que el uso de estas herramientas, al ser bien analizadas, administradas y aprovechadas, contribuyen a ganar mayor espacio en el mercado y a innovar en cuanto a métodos de compra, formas de exponer los productos y de realizar atractivas campañas de marketing.

 

 

 

Deja un comentario