El MIT lanza una impresora 3D FDM 10 veces más rápida

0
48

Ingenieros del Massachusetts Institute of Technology (MIT) desarrollaron una impresora 3D FDM que debido a estar asistida por láser imprime 10 veces más rápido que las máquinas de escritorio promedio. El cabezal de esta máquina utiliza un láser y un novedoso mecanismo de tornillo, lo cual consigue aumentar su velocidad de flujo.

La clave de esta nueva impresora 3D está en su cabezal o extrusor creado por Jamison Go y Anastasios John Hart. La utilización del láser en la impresión 3D la hemos visto en múltiples tecnologías como la esterolitografía o la fusión selectiva por láser. El láser es algo que no se conocía en la tecnología de deposición de material fundido, usualmente se utiliza un cartucho que permite calentar el extrusor hasta que se comience a fundir el plástico.

¿Cómo podría una impresora 3D FDM mejorar con un láser?

De acuerdo a los desarrolladores del proyecto Go y Hart la clave para conseguir una impresora 3D FDM 10 veces más rápida está en el cabezal de impresión que cuenta con un mecanismo de tornillo asistido por láser, el tornillo alimenta el filamento de plástico a través de una boquilla de alta fuerza, mientras que el láser calienta rápidamente y funde el filamento plástico.

El mecanismo de tornillo reemplaza el mecanismo estándar de “rueda de arrastre” de los cabezales de impresión, que solo pueden ir tan rápido sin perder el agarre del filamento. La máquina desarrollada, puede procesar un filamento texturizado especialmente desarrollado, lo que aumenta el agarre y permite que el cabezal de impresión alimente el filamento a velocidades mucho más altas.

El láser, en cambio , sirve para calentar y fundir el filamento de impresión 3D antes de que pase a través de la boquilla. Asegura que el filamento se derrita más rápida y completamente que lo que es posible usando el calentamiento por conducción de los cabezales de impresión estándar FDM.

Hart cree que este nuevo tipo de cabezal de impresión podría hacer que la impresión FDM 3D sea una técnica de producción más viable, en comparación con una herramienta que se utilice únicamente para el prototipado. Ya que al utilizar esta técnica un trabajo de impresión 3D de una hora podría reducirse a 10 minutos, lo cual abre la puerta a las impresoras 3D en más centros de trabajo, al poder imprimir más rápidamente piezas de trabajo. Incluso las aplicaciones de medicina de emergencia podrían beneficiarse de una impresora 3D simple pero rápida como la máquina desarrollada en MIT.

Fuente: 3DNatives

La nueva impresora 3D no fue hecha para ninguna tarea final en particular; más bien, su desarrollo fue un intento de superar tres problemas asociados con la impresión 3D: velocidad lenta del cabezal de impresión, baja fuerza de extrusión y transferencia lenta de calor.

“Teniendo en cuenta nuestra comprensión de lo que limita esas tres variables, preguntamos cómo diseñamos una nueva impresora nosotros mismos que puede mejorar los tres en un sistema”, dice Hart. “Y ahora lo hemos construido, y funciona bastante bien”.

En el siguiente vídeo podrás ver la impresora 3D en acción:

 

Deja un comentario