El ‘big data’ y su impacto en el sistema de salud

0
36

Vivimos en una era de grandes retos y no menos oportunidades en el desarrollo de los sistemas de salud a nivel global y España no es ajena a ellos. La sociedad española demanda una sanidad pública, universal y de calidad. Al mismo tiempo, las restricciones económicas, unidas no solo al aumento de la actividad sino también de la complejidad asistencial, obligan a los gestores sanitarios a hacer cada vez más con menos.

Hoy más que nunca, los agentes del Sistema Nacional de Salud (SNS) deben poder tomar decisiones informadas orientadas a maximizar el valor aportado a la ciudadanía en términos de resultados y satisfacción, al mismo tiempo que mantienen unos niveles de eficiencia entre los mejores del mundo.

La progresiva digitalización del SNS abre la puerta al uso de las tecnologías de big data y análisis avanzado de datos. El sector salud tiene ahora a su alcance herramientas que le permiten consolidar múltiples y masivas fuentes de datos de muy diferente naturaleza (clínica, social, económico-administrativa, de estilo de vida) y diferentes niveles asistenciales (atención primaria, hospitalaria, socio-sanitaria, domiciliaria) con el fin de aumentar nuestro conocimiento del sistema y, a partir de él, desarrollar modelos y algoritmos que permitan guiar las decisiones de profesionales y gestores de forma coordinada, tanto a nivel de persona individual, como de una población o comunidad.

¿Qué actuaciones de promoción de vida saludable pueden tener mayor impacto en una comunidad? ¿Qué ingresos hospitalarios tienen mayor probabilidad de reingreso? ¿Cuál es el destino al alta óptimo para un paciente, teniendo en cuenta su situación personal y familiar?

¿Qué actuaciones de promoción de vida saludable pueden tener mayor impacto en una comunidad? ¿Qué ingresos hospitalarios tienen mayor probabilidad de reingreso? ¿Cuál es el destino al alta óptimo para un paciente, teniendo en cuenta su situación personal y familiar? Estas son algunas de las muchas preguntas que las nuevas tecnologías de la información pueden ayudar a responder.

¿Cómo hacer que retos y oportunidades converjan? Más allá de la respuesta obvia y fácil de la inversión, es importante hacer hincapié en cuatro aspectos: (i) la necesaria digitalización completa del sector; (ii) la implantación de procesos y sistemas de gobierno de datos, que aseguren la calidad de estos; (iii) la definición de estrategias digitales transversales, alineadas con las necesidades del sistema de salud; y (iv) la evaluación de resultados. Porque la tecnología que no aporta resultados no sirve de nada.

Juan Fernández Ortega, director general de Cerner en España

Deja un comentario