¿Comunicación menos intrusiva y más personal? Sí, gracias al Big Data

0
52

La sugerencia de un producto cuando acabamos de comprar algo similar, los pagos que realizamos con tarjetas de crédito, nuestras respuestas en una encuesta en la calle, el pronóstico meteorológico, monitores de televisión, datos de búsqueda en Google… En la era en la que vivimos, cada usuario genera miles de datos que son una mina de oro para que las compañías conozcan nuestros gustos o nuestras necesidades, según queda reflejado en el Anuario Dircom 2016.

“Almacenar, clasificar analizar y compartir esa cantidad masiva de información con el objetivo de que las empresas nos ofrezcan productos o servicios relacionados con nuestros gustos es en lo que consiste el Big Data”, se explica. Lucía Álvarez, directora de Analytics de IBM España, Portugal, Grecia e Israel lo define así en el Anuario: “Conjuntos muy voluminosos de datos, de diferente naturaleza y formato, que están al alcance de la empresa porque se producen en redes sociales e internet”. Álvarez añade que “por extensión, se suelen incluir las herramientas de procesamiento y análisis de dichos datos que nos permitan obtener información relevante para la toma de decisiones”.

Para entender correctamente qué es el Big Data y cuál es su potencial, es necesario tener en cuenta las cuatro ‘uves’ del Big Data que señala el Anuario Dircom: “gestionar un Volumen de datos descomunal; a la mayor Velocidad posible (análisis en tiempo real); atendiendo a la extraordinaria Variedad de fuentes de información y al Valor de negocio que aportar los datos para ser capaces de descubrir nuevas relaciones y patrones de comportamiento de uso”.

Respetar los tiempos y los gustos de los potenciales clientes hace que, mediante el Big Data, “el marketing y la comunicación se están volviendo menos intrusivos y más personales”, según indica Lucía Álvarez. Sin embargo, para obtener el máximo rendimiento a las conclusiones extraídas del análisis del gran volumen de datos, hay que contar con “una estructura tecnológica integrada, una inclusión de los medios sociales y de los dispositivos móviles en la política de la empresa, una visión única del cliente (cruzar todos los datos obtenidos en las diversas fuentes para mantener una relación duradera con él) y la creatividad para diseñar ofertas personalizadas”.

Deja un comentario