Las TIC pueden reducir un 15% las emisiones de gases invernadero

0
67

El presidente y CEO mundial de Ericsson habla en este artículo de cómo la tecnología y las ciudades inteligentes pueden jugar un papel determinante para frenar el cambio climático.

14496607969079Los líderes mundiales se reúnen en París con el objetivo principal de cerrar un tratado sobre el clima legalmente vinculante. Esta debe ser una meta compartida entre gobiernos, industria, sociedad civil y ONG para garantizar que el calentamiento global no supere los 2 grados. Motivados por el éxito de los Objetivos Mundiales de Naciones Unidas en septiembre, ahora todos tenemos que hacer lo posible para alcanzar un acuerdo inteligente sobre el clima.

La ciencia ha dejado de estar cuestionada y ya hay un consenso creciente sobre la necesidad de emprender acciones para minimizar los efectos negativos de un clima en constante cambio. El mundo busca soluciones y los líderes empresariales necesitan hacer que se oiga su voz.

Ningún gobierno, organización u ONG tiene todas las soluciones al desafío del clima. Por el contrario, y como establece la Agenda para el Desarrollo para después de 2015 adoptada por la Asamblea General de la ONU en septiembre, el futuro dependerá mucho más de las asociaciones público-privadas.

«LAS TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN (TIC) PUEDEN SER FUNDAMENTALES A LA HORA DE LOGRAR LA TRANSICIÓN DEL MUNDO HACIA UNA ECONOMÍA BAJA EN CARBONO»

En este sentido, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) pueden ser fundamentales a la hora de lograr la transición del mundo hacia una economía baja en carbono. Pueden contribuir tanto a la adaptación al clima como a reducir las emisiones, y finalmente se ha producido una concienciación global creciente sobre el potencial transformador que producen las TIC, algo que llevamos defendiendo mucho tiempo.

Sin embargo, para hacer realidad este potencial, tenemos todos que utilizar soluciones TIC y emplearlas con inteligencia. Nuestro último informe sobre movilidad revela que las TIC pueden lograr un 15% de reducción en emisiones globales de gases invernadero hasta 2030.Esto equivale a la huella de carbono total de la Unión Europa y los Estados Unidos juntos.

Las TIC pueden transformar también la cadena de valor. Alrededor del 70% de la electricidad se desperdicia antes incluso de llegar al consumidor final. Soluciones como las redes eléctricas o los contadores inteligentes ofrecen la posibilidad de suministrar energía de modo más eficiente a hogares y edificios, mejorando drásticamente la eficiencia energética y el consumo de energía.

Las redes inteligentes representan también una magnífica oportunidad para que fuentes de energía renovables intermitentes como la solar o la eólica se integren en sistemas de redes optimizados. Esto a su vez reduce los picos de demanda y la necesidad de incrementar la infraestructura de redes y ofrece nuevas formas de distribución de energía a áreas previamente no accesibles, por ejemplo a través de microredes.

«LAS EMPRESAS DEL FUTURO DEBERÁN ESTAR MUCHO MÁS CONCIENCIADAS CON LOS PRINCIPIOS DEL DESARROLLO SOSTENIBLE Y SER CONSCIENTES TANTO DEL IMPACTO QUE PRODUCEN COMO DE LAS OPORTUNIDADES QUE PUEDEN GENERAR»

Los contadores inteligentes mejoran también nuestra percepción de cuánta energía consumimos, de modo que ciudadanos y responsables de edificios puedan tomar decisiones a la hora de distribuir la corriente energética, usando la electricidad en las horas en que sea más económica y haya menor demanda en la red.

Lo mismo se puede aplicar a soluciones de viaje y transporte inteligentes, proporcionando la ruta óptima, la que permita un mayor ahorro de combustible y favoreciendo la transición a alternativas bajas en emisiones como los vehículos eléctricos.

Combinando todo lo anterior, podemos conseguir las ciudades sostenibles e inteligentes del futuro, que se situarán a la cabeza de esta transformación liderada por las TIC. Nuestro acuerdo con ONU-Habitat demuestra que la urbanización sostenible puede ser también un instrumento de prosperidad y resistencia.

De modo que tanto si se trata de personas que modifican sus hábitos, como por ejemplo asistiendo a una videoconferencia en vez de coger un avión para asistir a una reunión, como si es la transformación de sistemas industriales completos, el potencial para una reducción rápida del carbono puede acelerarse enormemente aplicando las TIC.

Es momento de soluciones empresariales y de emprender acciones que pueden empezar a resolver los grandes retos a los que nos enfrentamos. Para apoyar con éxito un resultado y un acuerdo sobre el clima en la Cumbre de París, nos hemos comprometido a las siguientes iniciativas:

  • La Declaración de los Líderes sobre el Clima al Foro Económico Mundial;
  • el Compromiso París Acción para alcanzar o ampliar el nivel de objetivos previsto para COP21;
  • la iniciativa del gobierno sueco «Suecia libre de combustibles fósiles»;
  • o la Declaración de la Tierra, que aboga por un acuerdo global sobre el clima equitativo, ambicioso y basado en la ciencia.

Además, nuestra compañía tiene objetivos e iniciativas sobre el clima a largo plazo con los que no sólo pretendemos reducir nuestra propia huella de carbono sino también adoptar y desarrollar soluciones que puedan contrarrestar al menos dos veces la huella que nosotros mismos generamos, por ejemplo en las áreas de redes y transporte inteligentes. También ofrecemos soluciones de optimización de consumo energético a nuestros clientes.

Tanto si hablamos de una compañía, gobierno o sociedad civil, al final todo se resumen enLIDERAZGO. Tenemos que apoyar a las industrias que desean cambiar y dejar fuera aquellas que consienten en contaminar libremente a costa de otros. Las empresas del futuro deberán estar mucho más concienciadas con los principios del desarrollo sostenible y ser conscientes tanto del impacto que producen como de las oportunidades que pueden generar.

Deja un comentario