Los wearables y el Internet de las cosas, aliados en salud

0
46

descarga (1)Los wearables, los dispositivos vestibles para monitorizar nuestras constantes, y el Internet de las cosas, la comunicación inteligente entre objetos, formarán parte de cualquier programa de salud en los próximos años, según la Asociación de Investigadores en eSalud, que organiza el II Evento de Networking en eSalud en colaboración con el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS) el 2 de diciembre en el Hospital Ramón y Cajal, y que está dedicado a estos dos ámbitos de la tecnología aplicada a la salud. Su importancia en salud ya se puso de manifiesto en el I Congreso Nacional de Wearables y Big Data en Salud, organizado en 2014 por la agencia de comunicación COM Salud. De hecho, es un sector cuyo crecimiento está duplicándose cada año, sobre todo  en Navidad, según los análisis del Center for Retail Research, de Samsung. En 2014 esperaban que el mercado español alcanzase unas ventas de 458.000 unidades de wearables en Navidad, reportando al sector un total de más de 57 millones de euros, que supondría un aumento del 203% con respecto a los resultados del año anterior.

Las razones para utilizar un wearable son de salud en más de la mitad de los casos, según una encuesta realizada en Estados Unidos por Harris Poll para la compañía A&D Medical. En concreto, las razones fueron:

  • 30%: Realizar un seguimiento preciso del estado de  salud.
  • 29%: Analizar, con el médico, tendencias y patrones.
  • 24%: Sentirse tranquilo al conocer exactamente lo que está haciendo.
  • 19%: Permitir al doctor estar al corriente de su salud de forma previa a las citas.
  • 18%: Facilitar al médico una supervisión de la salud 24 horas – 7 días a la semana si fuera necesario.

Los dispositivos para medir el ejercicio físico son los más vendidos, en concreto las pulseras, con el 67% del mercado, según una investigación de la consultora IDC. Tras ellas, se encuentran los relojes inteligentes o smartwatches, por los que han apostado gigantes como Samsung y Apple, cuyo Applewatch se utiliza ya en ensayos clínicos a gran escala aprovechando las oportunidades del Big Data; smartglases, como las Google Glass, que permiten retransmitir intervenciones quirúrgicas o, conectadas a la cámara de un dron, asistir a personas en emergencias, por ejemplo; y textiles con sensores, como los desarrollados por la compañía española Nuubo, que presenta en el Evento de Networking los resultados de una camiseta inteligente que permite monitorizar a personas con arritmias.

En cuento al Internet de las Cosas, en 2016 habrá 6 mil millones de objetos inalámbricos conectados a Internet según la consultora Gartner. Las posibilidades en salud se extienden desde el recuerdo de la medicación a la monitorización de los pacientes en su domicilio y en cada paso del proceso asistencial.

Sin embargo, a pesar de todo este crecimiento, muchos profesionales de la salud e incluso gerentes sanitarios, siguen sin saber qué pueden aportarles los wearables y el Internet de las cosas para mejorar la asistencia sanitaria. Por eso es importante que las soluciones se comuniquen y acudir a una agencia de comunicación especializada en salud para ayudar a conseguirlo. Desde COM Salud llevamos a cabo una intensa labor de comunicación en eSalud, con servicios que abarcan desde el posicionamiento SEO a la comunicación en medios y las redes sociales.

Deja un comentario