Drones para tod

0
34

1438117735_214570_1438117814_noticia_normalFueron desarrollados inicialmente para ser usados en los círculos militares como misiones espías, pero cada vez se abren más espacio en las actividades diarias de la sociedad. Los drones son vehículos aéreos no tripulados, diseñados con cámaras, GPS y sensores de todo tipo, presentes hoy en proyectos de investigación científica, propuestas comerciales o misiones de rescate de personas y seguramente mañana en una infinita lista de posibilidades.

En Euskadi, su mercado ha despegado con fuerza. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) tiene registrados 36 operadores de drones de menos de 25 kilos en la comunidad autónoma vasca, y ello pese a que sólo ha transcurrido un año desde que se aprobó la primera regulación. Una normativa que todavía es provisional, a la espera de que el Ministerio de Fomento la renueve mediante un real decreto. Gipuzkoa es el territorio que más autorizaciones tiene (17), seguido de Bizkaia (16) y Álava (3). En el conjunto de España, hay 386.

A corto plazo los drones dejarán de ser gadgets inalcanzables, primero por su precio, que es mucho más barato, pequeño y liviano que un helicóptero; y se manejan con control remoto o a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes o tabletas. Hasta el momento los drones ya tienen varias funciones ganadas dentro de la sociedad y otras tantas que están en plena fase de experimentación y a la espera de los cambios en las normativas de cada país. Se usan ya para todo.

En conciertos, eventos deportivos y protestas

En el último mundial de fútbol, celebrado en Brasil, varios drones sobrevolaron estadios y mostraron a los teleespectadores en ángulo cenital las mejores jugadas. También son usados con mucha frecuencia en desfiles de moda y protestas.

Pero cuidado, porque los drones se miran y no se tocan. Y de eso puede dar fe Enrique Iglesias, quien sufrió un accidente en México cuando quiso agarrar uno de los aparatos con los que la producción grababa su concierto. Afortunadamente y a pesar de la cantidad de sangre que derramó el cantante en el momento, la maniobra solo le dejó unos rasguños en los dedos de las manos.

Para reparto

En Rusia e Israel los drones ya se encuentran haciendo envíos de pizza. En china, la empresa de correo SF Express hace envíos a través de los pequeños helicópteros. Estados Unidos, esta vez se quedó atrás en la tendencia ya que Amazon, una de las empresas más grandes de comercio electrónico del país, lanzó un vídeo promocionando el envío de productos en 60 minutos gracias a un dron. Aunque por ahora la entrega solo queda en eso, una promoción, porque la legislación estadounidense actual aun no permite el uso de drones para fines comerciales.

Lo mismo ocurre en España, donde la panadería Currus&Co, ubicada en la localidad Somo, Cantabria, quiere llevar sus barras de pan a la puerta de las casas de sus clientes mediante aviones teledirigidos no tripulados, proyecto que convertiría a este local en el primero en favorecerse del cambio en la legislación. “Casillas, no llores, te llevaremos el pan a Oporto con drones”, bromean desde la cuenta de Facebook de Currus&Cu mientras esperan las buenas noticias.

Rescate y búsqueda de personas

Facilitar las tareas de rescate y búsqueda después de una catástrofe natural o un ataque terrorista en zonas de difícil acceso, también es posible gracias a la implementación de drones en las actividades de la sociedad. La ventaja de estos artefactos es que vuelan a poca altura y una cámara de alta calidad permite la transmisión de imágenes en tiempo real, para reconocer de forma inmediata a las personas perdidas en bosques o montañas.

En España se ha desarrollado LifeSeeker, un sistema integrado con los drones que permite a éstos conectar con los móviles de personas perdidas e informar de su posición exacta a las unidades de búsqueda. Este sistema, al instalarse en plataformas aéreas, permite la búsqueda rápida y eficaz en zonas remotas y sin cobertura.

En Suiza, estudiantes universitarios desarrollaron el programa Life Support , que utiliza drones para transportar medicamentos y primeros auxilios a zonas con una tasa elevada de mortalidad infantil, como Malawi. Los vehículos aéreos no tripulados usados para esta tarea tienen sensores para medir los latidos del corazón, la temperatura del cuerpo y la respiración; además, pueden recoger muestras de sangre y demás pruebas para enviarlas a los laboratorios.

Vigilancia fronteriza y contra el narcotráfico

Estados Unidos ya evalúa el uso de drones vigilar la peligrosa frontera mexicana, mientras que España también espera hacer lo mismo para 2017 en los espacios marítimos a través de la Guardia Civil.

El director general de la institución, Arsenio Fernández De Mesa, explicó en la presentación del proyecto ‘Closeye’, hace dos años, que se trata de un modelo de vigilancia «sin embarcaciones» y que el objetivo es crear «una alerta anticipada de lo que está sucediendo y no esperar a que lleguen a las costas españolas ni los flujos de inmigración ni las mafias»

En las zonas más urbanas también se hace necesaria la ayuda de drones a la hora de perseguir sospechosos e identificar criminales. En norteamérica algunos servicios policiales utilizan drones en operaciones de vigilancia, con miras de incorporarles armas en el futuro.

Zonas rurales y control de esclavitud

En Asia se estiman que hay unos 2400 drones utilizados para esparcir pesticidas y fertilizantes en grandes terrenos rurales. Pero los aparatos no solo son usados para la siembra y cosecha, sino también para combatir la esclavitud. El Gobierno brasileño pondrá a volar drones sobre las áreas rurales y selváticas de Río de Janeiro a partir de este mes.

Cada uno de los seis aviones no tripulados cuenta con una cámara fotográfica y de vídeo de alta definición y combatirán la esclavitud moderna en barcos de pesca y en las grandes obras civiles.

Investigaciones arqueológicas y geológicas

En Perú se han usado drones para estudiar las ruinas de Cerro Chepén, sacando más de 700.000 fotografías a baja altitud en tan sólo diez minutos. Casi 50 veces más fotografías que las obtenidas por medios convencionales. Esto desmuestra que los vehículos aéreos no tripulados, gracias a su capacidad de recorrer y tomar fotografías de áreas extensas, pueden ser de mucha ayuda a la hora de buscar y analizar restos arqueológicos.

Zonas de extremo peligro y que hasta hace poco era impensable ingresar a través de medios convencionales son los volcanes en actividad. Ahora los drones son capaces de tomar muestras del interior del cráter y de las cenizas que emite, permitiendo predecir erupciones logrando alertar con mayor anticipación a las poblaciones cercanas.

Asimismo, se han utilizado cuadricópteros para estudiar e intentar predecir la ruta de un huracán. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) planea utilizar drones en la próxima temporada de huracanes. Ya en septiembre del pasado año fueron lanzados drones al interior de ‘Eduoard’, el primero de la temporada.

Los pequeños aparatos no tripulados, llamados ‘Coyotes’ están diseñados para husmear en los cuadrantes de mayor violencia del huracán, donde un avión tripulado no puede acceder, y obtener información que permitirá mejorar las predicciones meteorológicas.

En centrales nucleares

Parece que los drones llegaron para hacer el trabajo que el hombre, por peligro, no ha podido hacer. En Fukushima, Japón, se utilizaron drones para obtener una vista precisa del interior del reactor nuclear con el objetivo de elaborar un plan de limpieza y prevención de futuras fugas. La utilización del avión no tripulado en este caso fue fundamental, ya que se pudo acceder a zonas que ningún ser humano podría tolerar dado el alto índice de radiación en el área.

Aunque por el hecho de que sean aviones no tripulados no deja de ser peligrosa esta actividad. En noviembre del año pasado, tres jóvenes fueron detenidos en Francia por manejar un aparato cerca de la central nuclear de Belleville-sur-Loire. Estos lugares son «zonas prohibidas» con espacio aéreo restringido por lo que el sobrevuelo de drones es completamente ilegal.

Como satélites

Los drones llegarán al fin del mundo de ser necesario. Ya los investigadores han pensado en la posibilidad de utilizar estos artefactos para crear redes de internet en áreas remotas. En este caso, funcionarían con energía solar y podrían cumplir las tareas de los satélites pero más baratos y en una cobertura específica.

Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, anunció hace poco su proyecto ‘internet.org’ con el que pretende, a través de un dron llamado ‘Alquila’, facilitar el acceso a la Red.

La primera prueba se realizó en Reino Unido y fue un éxito total. También en Colombia o Zambia se ha puesto en marcha la inciativa. «La conectividad debería ser un derecho», ha dicho el creador de la red social más utilizada en el mundo, quizás, en un futuro no muy lejano, el uso de los drones también.

Deja un comentario