La nueva normativa sobre drones estudia permitir su vuelo en zonas urbanas

0
43

La nueva normativa sobre drones, que reforzará la aprobada en julio de 2014, estudia permitir el vuelo de aeronaves no tripuladas de hasta diez kilogramos en zonas urbanas acotadas o a una distancia de seguridad de edificios y personas.

Actualmente, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) está valorando las alegaciones presentadas al real decreto que actualizará la norma y que, calcula, estará lista antes de 2016, han explicado a Efe fuentes de este organismo dependiente del Ministerio de Fomento.

Según la futura normativa, los vuelos tendrían que cumplir unas medidas específicas de seguridad, además de limitar su uso a un máximo de 100 metros de distancia y de 120 metros de altura entre dron y piloto.

En cuanto a las aeronaves de hasta 25 kilogramos se baraja la opción de que puedan volar en un espacio aéreo no controlado más allá del alcance visual del piloto.

En estos momentos no se permite el uso de drones en zonas urbanas y únicamente se pueden pilotar fuera de núcleos de población, edificios o edificaciones, reuniones de personas al aire libre y de espacios aéreos no controlados.

A día de hoy se han registrado en la AESA 92 operadores de drones de menos de 25 kilogramos y sólo dos operadores de más de 25 kilos.

También se han autorizado cien operadores para vuelos de prueba o investigación dentro del alcance visual del piloto o en una zona de espacio aéreo segregado al efecto.

La legislación española sigue las directrices de la Unión Europea en esta materia, basadas en la necesidad de que sean tratados como nuevos tipos de aeronaves, su integración en el espacio aéreo y un desarrollo tecnológico que cumpla estándares de seguridad.

La semana pasada se reunió en Riga -a propuesta de la presidencia letona del Consejo de la UE- la aviación europea para intercambiar puntos de vista sobre cómo y en qué condiciones, los drones pueden ayudar a crear nuevas oportunidades para esta industria en Europa.

En este encuentro estuvieron presentes representantes de la Comisión Europea y de la Aviación Civil de los Estados miembros de la UE (España estuvo representada por la AESA).

En la reunión se comprometieron a que la regulación europea garantice el cumplimiento de todas «las condiciones de seguridad para el surgimiento seguro y sostenible de los servicios innovadores de aviones no tripulados», así como a «ayudar a que la industria prospere adecuadamente frente a las preocupaciones de los ciudadanos».

Deja un comentario