Victoriano Martín (Oracle): «El ‘big data’ no es el futuro, ya está aquí»

0
48

Entrevista al director de Oracle Mediterráneo, en el nuevo Centro de Excelencia big data en Barcelona, quien asegura que estamos asistiendo a un cambio más que empresarial social, «a la cuarta revolución industrial».

media¿Cómo encaja la oferta de servicios de Oracle en el nuevo centro tecnológico inaugurado en Barcelona? Oracle suele ofrecer tecnologías ya maduras y esto parece algo más cercano a la investigación.

Más que a la investigación, aquí nos dedicaremos a la aplicabilidad de la tecnología al negocio. El big data es una solución tecnológica madura para gestionar los grandes volúmenes de información, pero no tiene sentido si no tiene la inteligencia del negocio. El Centro de Excelencia de Barcelona nos puede aportar casos de uso en diferentes sectores industriales. Lo importante es acortar el tiempo de maduración de la implementación de estos proyectos.

Está claro que los volúmenes de datos están, está claro que la tecnología está, pero no está claro que la industria esté madura para poderlos adoptar. Y es aquí donde se da un paso adelante y un apoyo a una institución como es este centro tecnológico para ayudar a madurar la conciencia de esa necesidad a los diferentes entornos industriales de nuestro país.

¿Por qué Barcelona?

Se da que es el momento, el ecosistema y los partners adecuados. De hecho, Oracle abrió en Barcelona ya un año su centro de competencia, ligado con CaixaBank, para dar servicios al resto de Europa. Aquí tenemos mucha gente con el conocimiento y el expertise necesarios, tenemos uno de los grandes proyectos de big data a nivel Europeo o mundial. Aunque ese centro es una relación entre dos empresas con objetivos de negocio y éste, el centro tecnológico, tiene unos objetivos de desarrollo industrial, dedicado a varios sectores, impartiendo formación, en relación con universidades, con participación institucional, etc.

¿Qué puede esperar una empresa que invierta en ‘big data’ en cuanto a retorno de inversión?

A lo que ayuda el big data es a crecer en tu negocio y a innovar. La generación de los datos es algo que ya tenemos gracias a la transformación digital que ha sufrido la sociedad y a toda la actividad que tiene una empresa en sí. Entonces, el uso de esos datos y de la tecnología de big data para convertirlos en información te permite tomar decisiones más completas y más acertadas en tu negocio. Eso redunda en todo: lo puedes aplicar tanto a decisiones alineadas al ahorro de costes como al aumento de beneficios. Por ejemplo, en una cadena de producción de coches, puedes saber qué tipo de errores se pueden producir y corregir. O en tiendas, se puede usar para distribuir aquel material que saben seguro que es éxito y que se puede vender de un día a otro, lo que ahorra unos costes increíbles de material que se quede obsoleto dentro de la tienda y dejar de hacer devoluciones.

¿Cómo ve el futuro del ‘big data’? ¿Veremos una inversión exponencial? ¿Será un estándar de cualquier empresa dentro de pocos años?

El big data no es el futuro. Ya está aquí. Los datos ya están y las empresas ya los usan para tomar decisiones. Un ejemplo: cuando haces una compra online, a la que accedes otras veces te aparece nuevamente el producto o repentinamente te llegan ofertas. Quien lo pone ahí es la empresa que vende el producto, pero la tecnología que hay por detrás es nuestra. Las empresas que no usen esta nueva herramienta no van a ser competitivas. Y no es una cuestión de inversión sino de organización. El hecho de tomar decisiones sobre los datos internos de una empresa e incorporar datos externos va a hacer que la organización cambie, que se estructuren de forma diferente, se incorporen nuevos perfiles…

¿Y dentro del sector financiero?

Por suerte, los bancos llevan muchos años basando su negocio en las tecnologías de la información. Lo tienen todo informatizado y además los departamentos DTI son algo crítico dentro de sus organizaciones. De hecho, en los bancos muchos directores DTI en su momento son ahora directores generales o incluso más. ¿Por qué los bancos primero? Porque culturalmente estaban mucho más preparados para afrontar esta tecnología. Lo vemos en todos los sectores: telco, grandes empresas logísticas, retail… La gran empresa está ya afrontándolo. El tema ahora es cómo hacer que baje a la mediana empresa, que posiblemente tiene menos recursos para poderlo hacer.

El año pasado BBVA creó su llamada «división digital». Poniéndonos futuristas… ¿Podría ser que los bancos formaran a su propio personal tecnológico y prescindieran de servicios de empresas como Oracle?

El banco necesita las herramientas de Oracle y no tiene sentido que desarrolle herramientas propias. Ellos se tienen que centrar en cómo utilizan sus datos, en la inteligencia de su información. A ellos no les va a interesar nunca desarrollar las soluciones que da Oracle. Nosotros no damos la información, sino las herramientas para utilizar esos datos, y ellos tienen que saber qué datos ponen en cada caso para la toma de decisiones. Estamos en un entorno de soluciones tecnológicas globales. Un banco, por grande que sea, no va a desarrollar su propia tecnología. Lo que va a desarrollar, y para eso tienen el conocimiento de negocio propio, es cómo aplico esta tecnología para la mejora de mi competitividad, un nuevo servicio, etc.

Queda claro que es una solución apta para gran empresa y también mediana y pequeña pero ¿también para las no tecnológicas?

Para todas. Fíjate que en la vida real todos tomamos decisiones a partir de la información que tenemos. ¡Incluso se habla de big data para las decisiones de las personas! Empresas que podrían ofrecer estos servicios a individuos para su toma de decisiones diaria, de la compra, del médico…

¿Cómo se garantiza la seguridad del cliente que recibe vuestro servicio?

Oracle, desde hace muchos muchos años, siempre ha incorporado intrínsecamente la seguridad en sus soluciones. Es una de las líneas transversales más potentes de la compañía. Garantizamos la seguridad en varios frentes: en el acceso con controles de identidad, la privacidad, la encriptación de los datos, y muy importante, la seguridad en entornos cloud.

Deja un comentario